La incorporación de la mujer al mundo laboral ha sido un esfuerzo continuado desde la Revolución Industrial, a finales del siglo XVIII, y ya masivamente, en el último tercio del Siglo XX. Sin embargo ha sido víctima de frecuentes discriminaciones por razón de género, lo que le ha impedido en numerosas ocasiones alcanzar un estatus de igualdad plena.

Este hecho es particularmente significativo en ámbitos laborales de arraigada tradición masculina, como puede ser el de la seguridad en cualquiera de sus múltiples acepciones, donde la presencia de la mujer es aún muy minoritaria y no goza de la igualdad de oportunidades que debería existir en una sociedad avanzada.

Por este motivo, con ocasión del Día de la Seguridad Privada, fecha en la que se conmemora la primera norma de seguridad privada en España, dada por el Rey Carlos I en 1518, nace  el OBSERVATORIO MUJER Y SEGURIDAD